jueves, 8 de noviembre de 2007

Desiertos y Montañas

Desiertos remotos y montañas lejanas….. Fantasmas de saldo, y espectros de estafa.
Hay momentos en los que uno, no puede sentirse orgulloso de los comentarios que escucha por la boca de sus representantes políticos, sus ex-representantes, o sus futuros representantes. Todos ellos deben acuñar una serie de parámetros que les convierta en dignos estandartes de nuestra sociedad; en portadores de mensajes de intachable claridad, y sobre todo, en personas en las que podamos encontrar refugio de suerte y esperanza, para poder levantarnos cada mañana con la fuerza idealista de trabajar por y para nuestra tierra y nuestro país.

Últimamente, es ese el sentimiento que me abraza, que me retuerce, más bien. Cada vez que José María Aznar se lanza a la palestra, siento verdadera lástima por aquello que contará la historia en sus anales, por aquello que pudo y no fue, y por la mella que ejecuta en un ámbito sociopolítico, cada vez más encendido por discursos retorcidos y mensajes tóxicos, cuyo único rédito, es la total perdida de confianza de los ciudadanos para con sus dirigentes electos.
¿Cuándo vamos ha echar el freno a esta espiral de verborrea polinizadora de preguntas vacías y respuestas inertes? ¿Acaso ese fin, tiene que pasar, necesariamente por derrotar al oponente para ocupar su lugar? ¿Tanto hueco desgaja perder unas elecciones para que ex-políticos de alta gama se conviertan en abanderados del “todo vale”?

Aznar sigue hablando de geografía; él, máximo poseedor de la verdad, sigue sabiendo donde están los autores intelectuales de los atentados del 11-M, y desde luego, no están en desiertos remotos o en montañas lejanas, no; están más cerca, entre nosotros. Vamos, que son de los nuestros. ¿Qué importa lo que diga la justicia? Si él está muy por encima de todos esos jueces chapuceros que, seguramente, han sido comprados… ¿Por el PSOE? ¿Por la SER? ¡DIOS! ¡ES PATETICO! Escuchar a este señor hablar con esa certeza que le caracteriza y que siempre acaba abandonándole, la misma con la que nos dijo a todos los españoles: “créanme, en Irak existen armas de destrucción masiva,”

No me queda más que pensar que todas esas copas que no consiente que nadie le diga si puede o no puede beber, han acabado por avinagrar sus neuronas, como si de ese mismo vino se tratara, después del tiempo habitual de consumo.

Lo que hacemos en este mundo, importa tanto como lo que decimos, y a veces, acabamos pagando incluso, lo que dicen nuestros primos. Hay que ser serios; podemos pensar que un error, es igual a una segunda oportunidad, pero entonces, tratemos de aprovecharla. No seamos tan oscuros, tan narcisistas, tan hipócritas, como para pensar que nuestra palabra es ley, que nuestros libros son epístolas, y que nuestra carpeta azul sigue gozando del mismo prestigio, ahora que descansa llena de polvo en algún cajón olvidado… Entre peras y manzanas, por aquello de que no se mezclen.

El futuro nos llegará a cada uno de distinta forma, es evidente, pero no perdamos las formas ni la honradez. Si todo su orgullo, Sr. Aznar, se reduce al recuerdo de una foto en las Azores del tipo “de aquí a la eternidad”, y una inmensa bandera por aquello de que “el tamaño sí importa”, mal, muy mal andamos. Aunque siempre podremos escribir cartas a Santiago, y contarle nuestros sueños, anhelos, y leyendas de anacronicos oasis, pero no por ello se harán realidad, Otra cosa muy distinta, es que lo que se pretenda sea alcanzar el Best Seller, entonces sí ha escogido usted el camino idóneo, va bien para las ventas abrir todos los medios de comunicación, aunque sea con una dialéctica barata, que siembre las suficientes dudas y sombras como para que hablen de mi, (principio básico de prostitución) aún a costa de perder el respeto hacia mi persona, o de perjudicar al entorno de mis siglas… Todo vale.

Pues bien, mire la prensa mañana. Le gustará saber que un 83% de los españoles (más o menos el mismo porcentaje que le grito aquel “NO” histórico a la guerra) piensa que la autoría del fatídico atentado del 11-M fue islamista. Queda un 17%, en el que usted se baña de gloria, que todavía sueña con una virtual mano negra. Pero hay más, 7 de cada 10 españoles, opina que el PP (partido al que usted pertenece) alentó la teoría de la conspiración.

Esos pequeños detalles son los que rompen España, Sr. Aznar. Y usted los comparte, los proclama, y los alienta, todo un ex-presidente del Gobierno de España. ¿Le ha contado eso a Santiago? ¿Le ha contado que en sus famosas intervenciones, nunca se acuerda de las victimas? Un poco de respeto, por favor; casi 200 personas perdieron la vida y las elecciones…. Pero para siempre.

Charles Dickens, dijo una vez que “la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes.” Usted no me hace sentir grande, Sr. Aznar. Me hace sentir muchas cosas: vergüenza, rabia, repugnancia, impotencia … Pero grande, no.

8 comentarios:

ORETO dijo...

ESO ES MOL UAY PERKE EL PAISATGE ES MOL XULI PORKE LAS MUNTAÑAS SON PRECIOSAS.

Alberto Ginel Saúl dijo...

Querido amigo, permíteme en primer lugar que te haga saber una cosa: Y es que para mi, este blog mejora cada día que pasa, tus reflexiones, y contenidos cada vez resultan más propios, más íntimos, también para quien los disfruta. Tu claridad meridiana, creo que es salvadora y necesaria porque, entre la vorágine de declaraciones , mentiras demasiado prolongadas,entre desiertos, montañas y conspiraciones nos olvidamos de lo que realmente fue el 11M. Fue un ataque indiscriminado contra la sociedad española. Todos sabemos que los políticos son, en ultima instancia, servidores de la sociedad, dedican o deberían dedicar sus esfuerzos a la ciudadanía. A su bienestar, su tranquilidad, su progreso y a garantizar y promover la convivencia entre sus miembros. Lo que ha hecho el señor Aznar y su guardia pretoriana durante estos últimos años es algo, que como has dicho, pasará a la Historia. Pasará a la Historia por lo impío y deleznable. Él salió del despacho de la Moncloa habiendo olvidado los principios antes enunciados de servicio y dignificación ciudadana.
No escuchó a la calle, que gritaba, clamaba e incluso lloraba en contra de la guerra de Iraq. Tampoco escuchó a su moral, a su conciencia (si es que aún le quedaba) durante el 11, 12, 13 y 14 de Marzo, mintió a los españoles asistido por su incombustible Angel Acebes, los mismos que años después siguen protagonizando la mentira, el engaño masivo.

La maniobra del giro 180º, de la rectificación pública, ha de ser dificilísima y arriesgada para una persona con un ego como el suyo. Él, que se creía con una misión cuando entro en la Moncloa, que representaba un papel asignado (quizás por dios)para engrandecer y lustrar España. El caso es que nos metió en el fango de la indignidad (nuevamente aparece el término) al concurrir junto a Bush y Blair en la guerra de Iraq.

Este es el sabor que está dejando Aznar en la boca de los españoles: indignidad. Fue un caramelo muy amargo que los ciudadanos escupieron y que espero, nunca vuelvan a tomar. Porque políticos como Aznar los hay a puñados, muchos, demasiados. Políticos cuyo ego les impide dar un paso atrás, aún teniendo ante las narices las estadísticas la lógica y lo que es más bochornoso: una sentencia judicial.

Sencillamente vergonzoso.

Amigo mio, nuevamente quiero felicitarte por tu trabajo en este blog. Ánimo y a seguir así, que sin duda lo estás haciendo estupendamente bien.

SALUD!

Javier Pellicer dijo...

Lo que tiene el señor Aznar (lo de señor es un decir) es clara y llanamente una chulería que raya en lo permisible. Es ahora, luego de salir de la presidencia, cuando se demuestra su verdadero caracter, su corta mira en materia de sentido común y decencia. Cuando era presidente estaba atado, y en cambio ahora se ha liberado, se ha soltado el pelo (chiste malo), y despotrica de todo cuanto se le ocurre. Qué le importa a él lo que piense la sociedad española? Qué le importa el dictamen judicial? Qué le importa banalizar un tema tan preocupante como el consumo de alcohol y las campañas de tráfico? Bah, eso no significa nada. Por Dios, que fué Presidente (todo esto en tono sarcástico).
Nada de eso importa, ni le importa al señor Acebes o Zaplana, o incluso Rajoy (el pobre es un pelele de los otros dos). Fijate hasta donde llega la hipocresía, amigo, que se hartaron de salir en manifestaciones promovidas por cierta organización de víctimas del terrorismo (de la que tienen el control y usan como herramienta propagandística) cuando todo el asunto de la tregua de ETA. Y Rajoy, Acebes y Zaplana se rasgaban las vestiduras, y clamaban a los cuatro vientos que porqué ZP no escuchaba el clamor de la gente, de la España que había salido a la calle en manifestación... qué fragil es la memoria... Donde estaban ellos cuando las manifestaciones en contra de la invasión a Irak (que por cierto fueron infinitamente más numerosas, millones y millones salieron a la calle)? No recuerdo haberlos visto... ni haber atendido al tan cacareado clamor popular que defienden... cuando les conviene.
Y todo eso sin hablar de otros temas como la Memoria Histórica o el matrimonio entre homosexuales (que también suscitó alguna que otra manifestación de siervos de la derecha).
Pues igual que a ti, amigo, esta derecha ultraconservadora, amiga de la hipocresía y el enriquecimiento propio (algunos representantes acusados aún han sido reelegidos, manda huevos), también me saca de quicio.
Lo triste es pensar que hay quienes no ven tales mentiras.
Un saludo, te espero en mi blog Tierra de Bardos, el pequeño rinconcito donde guardo mis modestas creaciones literarias...

ARMACHÍ dijo...

A Javier Pellicer:
¡Cuanta razón tienes, amigo! Lo verdaderamente triste, es que tengamos tantas cosar negativas que escribir de toda esa gente, y no es que queramos montar las barreras mediáticas que monta la derecha, no, es que es tan cierto y tan gordo lo que contamos que deberian tener vergüenza, mucha vergüenza.
No dudes que pasaré a visitar tu "casa."

G-russo dijo...

Aznar es un lambebotas que anda impartiendo charlas lucrativas en todo el mundo, tratandonos de vender la globalizacion, ya vino a GUate,,,,, viste lo que paso en la cumbre Iberoamericana donde Chavez lo acuso de fascista y tanto Zapatero como el rey lo defendieron,, una cosa es que Chavez se alguien que no conozca de modales, pero de alli a defender los actos de Aznar no me parece congruente

ARMACHÍ dijo...

Equivocas un poco los terminos, amigo luis. Tú mismo, contestas a medias tu comentario. Como bien dices, Chavez no conoce modales; podriamos decir que es una verguenza cada vez que habre la boca, aunque aveces diga serias verdades, sabes perfectamente, que la compostura es muy importante para resultar verdaderamente creible, y este elemento, pierde siempre los papeles.
En cuanto a la posición de Zapatero y el Rey, yo deduzco que Zapatero a quien defendia realmente era a un expresidente del Gobierno Español, elegido democraticamente por una gran parte de los españoles, y no a Aznar (que ya le vale). Y el rey, lo que intentada, es que Chavez dejara hablar a Zapatero, ya que le interrumpia constantemente. De todas maneras, a mi no me gustó la actuación de rey de España, creo que deberia de haber estado al margen de esta polémica y no haberse dejado llevar al terreno estrafalario de Chavez. Era una guerra que el actual presidente de España podía defender con soltura, y te repito: defender a un excargo del Gobierno de España, que no es de mi agrada, ni, seguro, del de José Luis Rodriguez Zapatero, pero, que se merece también un respeto, más, cuando se le insulta por actuaciones hechas, cuando representada a un país y a un pueblo.
Yo comparto pocas cosas de las que ha hecho Aznar, pocas. Pero, el tiempo pone a cada uno en su lugar.....

Katia dijo...

¡Bien dicho, Agustín! Me ha gustado mucho la reflexión política que has hecho y agradezco el valor que has tenido de poner palabras a muchos de los sentimientos, principalmente vergüenza, que me inspiran determinados políticos cada vez que tengo noticias de ellos. Sin ánimo de suscitar polémica, a veces me planteo si todos los votantes del PP piensan así o si siguen votando por costumbrismo sin plantearse al detalle lo qué sus líderes políticos dicen. La verdad es que no sé cuál de las 2 opciones me da más miedo, si no saber o darte igual todo, aceptar que es válido disculpar lo inaceptable solo con retórica de charlatán de feria.
Bueno, en fin, allá cada uno con sus ideas, qué ver las sandeces que dicen otros me ayuda al menos a reafirmarme en lo que opino yo.
Felicidades de nuevo por el blog y saludos.

ARMACHÍ dijo...

A Katia: es un placer encontrar comentarios en mi blog de personas a las que yo aprecio tanto; y si encima compartimos opiniones, pues el placer es doble. Ya ves,,,Entre máquina y máquina, todavía me queda algún ratito para escribir en la red.
Gracias por tus felicitaciones y también por tus visitas.